¿Oficina o aula?

K:…”yo debería hacer investigación”
B:- “Pero los cambios se hacen desde el aula poh, Karla”

Y entonces, después de mucho analizar y darle vueltas al asunto, cambio mi discurso.

K: -“Me encantaría hacer investigación, siento que hay muchos hoyos en esta cuestión de la educación, pero prefiero estar en aula”
E -“¿Cómo vas a lograr cambios en aula si no solucionas los horrores que hay en estos momentos?”

Y acá estoy, de nuevo, sin saber hacia donde apuntar. Es cierto que se pueden combinar las dos cosas, no lo descarto para nada, pero creo que esas cosas están pensadas para personas más capacitadas que yo. Me encantaría idear módulos nuevos, mejorar los existentes, ampliar la visión de nuestras prácticas pedagógicas pero, si no estás en terreno trabajando con los enanos, ¿cómo puedes tener una visión acabada de lo que sucede en el aula?

Probablemente sea un problema mínimo en el que me estoy ahogando… quiero traer a las salas de clase modelos que promuevan el desarrollo de las habilidades de los estudiantes, que prioricen las aptitudes, no la memoria, que no califiquen ni sitúen a los chicos en un nivel acorde a la disciplina sino a sus aptitudes y su capacidad de aplicar las disciplinas en el área que ellos quieran desarrollarse. Hay que volver a traer el juego, la imaginación, los desafíos, el estar pensando constantemente…sino, estamos caminando a un precipicio.

Es tan gratificante cuando un estudiante logra construir sus aprendizajes, es positivo para ellos y sin duda nos fortalece a nosotros, los docentes. Proponerles desafíos, pedirles que jueguen, que imaginen… utilizar las herramientas que ellos manejan, no las que a nosotros nos facilitan la vida… crear instancias donde podamos mezclar todo, eso es lo que falta.

Tengo ideas, montones… y muchas veces las pongo en práctica aunque sería de muchísima más ayuda si estas ideas tan buenas mías, de mis colegas, de otros docentes indecentes como yo, de personas con más experiencia, de algunos inexpertos con ganas, de todos nosotros, pudieran ser aplicables como estrategias en todas las aulas, modelando cada actividad según el contexto de cada escuela, considerando los intereses de esos enanos, promoviendo el construir… que sean unos mini ingenieros unos imaginadores, unos pensadores. ¿No son esos locos pensadores de antaño los que nos asombraron con sus descubrimientos?

Todos necesitamos libertad para crear, para imaginar, para pensar… ya es tiempo que entendamos que no podemos obligarlos a crear si los tenemos 1.30 hrs. sentados en bancos alineados mirando un pizarrón inerte que escupe fórmulas poco amigables y en idiomas extraños.

Anuncios

Opiniones??

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s