De las múltiples Karlas que se revuelcan ahí dentro

Siempre he pensado que se debe hacer las cosas bien solo porque uno lo considera correcto. Hace poco conversaba con un profesor sobre la diferencia entre moral, valores, ética y cómo eso nos configuraba social y culturalmente. Hace ya un buen tiempo decidí divorciarme de toda creencia religiosa y desde ese momento he tenido que hacerme cargo de mis actos sola, sin cura que me absuelva ni rezos que me prometan salvación (por decir algo).

Esta semana he tenido que lidiar con tres de mis demonios: “la desquiciada, la egoísta y la sentimental” y han estado dejando estragos en mi pobre cuerpo agotado de tanto controlar sus ataques sorpresa.

Han entrado en una rutina odiosa donde una de ellas despierta una necesidad en mí y, las otras dos, se coluden para boicotear cualquier posibilidad de realización. Es extenuante, es demandante y sobre todo, desestabiliza a cualquiera.

Cosas tan sencillas como que tu ex aparezca y te siga en twitter, que tu amor platónico te deje en el olvido, que te pretendan hombres comprometidos, que te sientas sola y quieras tener alguien que te de un abrazo y te acune un rato porque lo necesitas. Que sientas que todos tus proyectos van demasiado bien para ser cierto pero que te falta el acompañante ideal… el “agregado”.

Nunca había sentido la necesidad de la compañía de alguien pero esta semana he querido tener con quien hablar, a quien abrazar, con quien reírme y de quien ser confidente… tengo amigos, claro que los tengo, mujeres en su mayoría… maravillosas mujeres que cuento con los dedos de una mano y queda espacio para poner a mi hermana entre ellas pero no es eso lo que quiero, no ahora, no con todo este carnaval de demonios en mi interior.

He tenido una sensación que no logro identificar que comenzó ayer y ha permanecido hasta ahora: El corazón se me sale, siento el cosquilleo de la adrenalina, mi cuerpo se tensa y no tengo idea qué es lo que significa. Será eso lo que la gente llama presentimiento? será que por primera vez llevo un buen tiempo sola por decisión propia? será que estoy estresada? será que estoy paranoica? Ni idea. No quiero saberlo, no hasta que no sienta que puedo manejarlo/me.

Lo cierto es que a todos nos atacan demonios, los melancólicos, los pesimistas, los vividores, los lujuriosos, los traidores, los mentirosos, los juguetones, los temerarios… El tema está en que la triada salga medianamente equilibrada… juntar por ejemplo al desquiciado con el iracundo y el vengativo difícilmente puede ser bueno o al sentimental con el tímido y el pesimista… qué se yo. Esta tirada de tres me salió difícil y solo quiero que se vaya pronto…. Creo que mis demonios cambian de turno los domingos por la noche y, si estoy en lo correcto, solo estoy a 24 horas de volver a mi centro lejos de los besos furtivos, las dudas las inconsecuencias y los deseos reprimidos.

Me alegro que hoy se cambie la hora, así sufriré 60 minutos menos.

Anuncios

2 comentarios en “De las múltiples Karlas que se revuelcan ahí dentro

  1. A lo largo de la formación como profesor se nos enseña que la meta fundamental el es entregar conocimientos que puedan ser relacionados bajo un contexto diverso, donde la memoria solo sea una parte del proceso y la aplicación un camino para la comprensión.

    Pero nadie nos enseña a vivir. Eso se aprende cada día.

    ¿tomamos decisiones correctas? ¿ nos equivocamos ? ¿ acaso alguien nos puede ceder si hacemos bien o mal?

    Son preguntas que no ameritan respuesta. Solo son senderos a recorrer.
    Y eso es lo que hacemos.

    Muchas veces cometemos errores y nos damos cuenta por las consecuencias que conllevan, mas no por ello los evaluamos mientras damos curso a su acción. Les llamamos errores por que el peso a cargar nos incomoda en el tiempo y suele marcar nuestra memoria en sensaciones de olvido o abandono.

    Creo que, por lo mismo, no son errores. Son pasos dados con intención y , como todo paso, dan un giro en el camino. Se aprende.

    y se elige.

    por eso sigo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Me identifico con tu escrito. Sin duda somos más felices si junto a hacer lo que nos gusta, estamos junto a la persona que amamos. De alli que la base de la felicidad es la pasión. Hacer lo que nos apasiona (vocación-trabajo) y estar con la persona que nos provoca pasion por ella (pareja).

    Le gusta a 1 persona

Opiniones??

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s